Rosario Guillermo
Controles para música

Chinerías

En 2006 se realizó la reunión bi-anual de la Academia Internacional de la Cerámica (AIC) en Letonia (Latvia), en la cual me encontré a mi amiga Gloria Carrasco que en esos momentos estaba convenciendo a Ichi-Hsu de que México tenía la potencia y representatividad suficiente para ser considerado dentro del magnífico e increíble proyecto FuLe International Ceramic Art Museums, FLICAM, que estaba dirigiendo en China, su país.

El FLICAM, es ni más ni menos, el más grande conglomerado de Museos de Cerámica Artística de todo el mundo. Cada país del planeta Tierra tiene un recinto representativo en esta ciudad de museos de la cerámica contemporánea. El ingeniosísimo proyecto es tan grande que los museos han tenido que organizarse por continentes, por regiones geográficas o por región cultural.

El proyecto es tan atinado, que al ser concebido a 50 klm. de las tumbas donde se encontraron los Guerreros de Terracota, el atractivo turístico será completo y se convertirá en la Ruta Turística de la Cerámica.

Gloria Carrasco convenció a Ichi-Su y en octubre del 2007 llegamos a Fu ping, nuestro museo ya estaba en obras. El edificio dedicado a Norteamérica abarcaría Canadá, USA y México.

Durante 6 semanas desarrollamos en la fábrica nuestros proyectos facinados por la otredad que caracteriza el pueblo Chino, su historia, su naturaleza humana, su concepción del espíritu, del cuerpo, de lo cotidiano.

Sin que haya sido un propósito preconcebido, mi percepción de todo ello quedó registrado en las 5 esculturas que dejé en el Museo de Cerámica de México en China.